Decide

5 Habilidades para la Vida 

Lo que no te enseñaron en la escuela

Un sistema educativo debería incluir el aprender habilidades para la vida.

Esas que un individuo llevara consigo más allá de la escuela, para poder navegar por las turbulentas aguas de la vida y poder salir adelante en lo personal y en lo profesional.

Últimamente me he interesado por investigar y estudiar este apasionante tema.

Son muchas las habilidades para la vida que se consideran cruciales para disfrutar de una vida llena de significado y de éxito.

Esas que lamentablemente no nos enseñan en la escuela, pero que son claves para los momentos y decisiones cruciales que definen nuestro destino.

Hoy te hablaré de las …

Decisiones

El proceso de la toma de decisiones es uno de los más importantes en nuestra vida, es parte de nuestros deberes y responsabilidades como seres humanos.

Toda decisión acarrea una consecuencia.

Buena o mala, tarde o temprano, cada decisión nuestra produce consecuencias, para nosotros, y para otros.

La toma de decisiones puede ser el parte aguas entre la felicidad y el remordimiento.

La gran diferencia entre el éxito y el fracaso.

Es clave desarrollar la habilidad para pensar de manera crítica ante los diferentes escenarios de cada situación que se nos presenta en la vida.

Aún recuerdo cuando en la escuela tenía que memorizar cientos de tablas y ecuaciones matemáticas, pero sin enseñarme las valiosas aplicaciones prácticas en mi vida.

Si recordaba bien las fórmulas y todo lo que estudiaba, salía bien en los exámenes.

Nada malo con eso, el problema es que faltaron los ejemplos de la vida diaria, donde tendría que aplicar ese mismo conocimiento para la toma de decisiones.

Decidir significa actuar proactivamente para hacer que las cosas sucedan en vez de limitarse a dejar que ocurran como consecuencia del azar o de otros factores externos.

“La gente exitosa toma decisiones rápidamente, y rara vez cambian de opinión. La gente que fracasa, toma decisiones lentamente, y siempre está cambiando de opinión.”

Continuamente estamos tomando decisiones, escogiendo qué hacer tras considerar distintas alternativas.

Esta habilidad ofrece herramientas para evaluar las diferentes posibilidades en juego, teniendo en cuenta necesidades, valores, motivaciones, influencias y posibles consecuencias presentes y futuras, tanto en la propia vida como en las de otras personas.

Si hay alguna decisión importante que sabes que necesitas hacer y que aún no la has tomado, no vayas a crear que no has tomado esa decisión. En realidad has tomado la decisión de no hacerlo todavía.

Decide

  1. Una vez que estés ante una situación que requiera una decisión, medita y evalúa las alternativas.
  2. Escríbelas, agregando los pros y contras de cada una.
  3. Resalta aquellas alternativas que estén conectadas con tus metas, que las potencien.
  4. Puedes buscar una opinión, un consejo de la gente correcta. Alguien que tenga experiencia exitosa relacionada con tu situación.
  5. Una vez que tu mente y corazón se hayan puesto de acuerdo, ponte en acción con la alternativa que consideres con más ventajas. Y se consistente con tu decisión.

 

Si consideras que este articulo te ha traído valor, compártelo en la redes.